Read La Emperatriz de Lavapiés by Jorge F. Hernández Online

la-emperatriz-de-lavapis

Isabel de Portugal Wikipedia, la enciclopedia libre Isabel de Portugal Lisboa, de octubre de Toledo, de mayo de fue la nica esposa de Carlos I de Espaa, y por tanto emperatriz del Sacro Imperio Romano Germnico y reina de Espaa.Actu como gobernadora de los reinos espaoles durante los viajes por Europa de su marido Isabel era la segunda hija del rey Manuel I de Portugal y de su segunda esposa, Mara de Aragn Josefina de Beauharnais Wikipedia, la enciclopedia libre Mara Josefina Rosa Tascher de la Pagerie en francs Marie Josphe Rose Tascher de la Pagerie , vizcondesa de Beauharnais de junio de de mayo de de nacimiento criolla, fue la primera esposa de Napolen Bonaparte y por tanto, emperatriz de Francia.Por parte de su hija Hortensia, fue abuela de Napolen III y por la de su hijo, bisabuela de los ms recientes reyes y Emperatriz Wikipdia, a enciclopdia livre Emperatriz em portugus Imperatriz uma telenovela mexicana produzida por Fides Velasco para a TV Azteca e exibida entre de abril e de novembro de . Inspirada na telenovela venezuelana homnima, Emperatriz, de Jos Ignacio Cabrujas, possui direo geral de Javier Patrn Fox e Carlos ngel Guerra protagonizada por Gabriela Spanic e Bernie Paz, com participao Barcel Emperatriz Hotel de lujo en el barrio de Barcel Emperatriz Madrid, Espaa Un hotel palaciego digno de una emperatriz Barcel Emperatriz es un hotel que reinterpreta la esttica palaciega del Madrid del siglo XIX inspirndose en la vida de Eugenia de Montijo.Inaugurado en , el diseo de este cntrico hotel encaja con la personalidad cosmopolita, intelectual y avanzada a su poca de la que fue la ltima emperatriz Hotel Emperatriz II Renovado en para darle un aire ms fresco y moderno, el Hotel Emperatriz II se presenta como una opcin perfecta para viajes de negocios y placer, ya que sus estancias son confortables y funcionales y estn totalmente equipadas Con un total de habitaciones en una ubicacin estratgica, nuestros huspedes pueden visitar los principales monumentos de la ciudad sin desplazarse. Hoteles Emperatriz en Salamanca, Espaa Web Oficial HOTEL EMPERATRIZ I Y HOTEL EMPERATRIZ II Los hoteles Emperatriz I y II se encuentran en pleno casco antiguo de Salamanca, a escasos metros de los principales monumentos y atracciones que la ciudad pone a tu alcance. Ambos establecimientos estn totalmente equipados con estancias acogedoras, decoracin sencilla, una amplia variedad de servicios y todas las comodidades que Tarot La Estrella Significado de la carta Servicios prestados por Sinergyne Global Communications SL, Apartado de correos , Girona Precio maximo . euros minuto desde red fija y de . euros minuto desde red

...

Title : La Emperatriz de Lavapiés
Author :
Rating :
ISBN : 9789681905088
Format Type : Hardcover
Number of Pages : 321 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

La Emperatriz de Lavapiés Reviews

  • Carlos AgustínCórdova Flores
    2018-12-06 21:41

    Carmen en la Gran VíaComo costumbre, inicio esta reseña escribiendo la manera en cómo me hice del libro. Jorge F. Hernández es uno de mis escritores favoritos; desde que leí su cuento “De regalo” hasta la fecha, me han resultado maravillosos sus escritos. Quizás, mejor dicho, estoy seguro que la fascinación con las letras de este autor provocan una inevitable inclinación a una crítica ya no constructiva, sino más bien festiva. Festiva porque celebro la oportunidad de seguir encontrando sus libros, de seguir leyéndolo y saber que él sigue escribiendo. La Emperatriz de Lavapiés se publicó por vez primera en 1999, bajo el sello de la editorial Alfaguara. Según tengo entendido, la novela de Jorge F. Hernández quedó finalista del concurso de novela propuesto por el sello editorial en ese mismo año (o un año antes, quizá). También supe de oídas, del propio autor, que esta novela bien pudo haber ganado el primer lugar de no haber sido porque, como quien dice, le jugaron chueco. No se necesita ser un gran matemático para saber que han pasado ya quince años desde que esta novela fue dada a luz y sigue, ahora en otras ediciones, en los anaqueles de las principales librerías del país. ¿Qué puedo decir de la novela, sin caer en los llamados “spoilers”? Sólo un par de cosas. Primero, la novela está bien construida. La trama es sólida, los argumentos se van resolviendo de buena forma sin caer en complacencias del autor para con sus personajes. Hablando de personajes, Pedro Torres Hinojosa es el anciano al que quizás todos quisiéramos llegar: un hombre de avanzada edad con los medios suficientes para ver cumplido y satisfecho el más grande de sus anhelos. Uno podría preguntarse si en la llamada tercera edad a uno le quedan aún cosas por hacer, deseos por cumplir. Yo creo que sí, cuantimás si uno se negó y reprimió todos esos años con la fiel esperanza de que algún día, por lejano que fuese, tuviera uno la oportunidad de verlos materializados. Y eso le sucede a Pedro.Segundo: debo admitir que en algunas partes el libro se extiende en demasía. Son justas las razones de Pedro por reencontrarse con su Carmen, es “justicia-poética” todo el tiempo en que don Pedro busca sin encontrar, encuentra sin buscar; pero creo excesivo el uso de personajes secundarios, las mismas formas del detalle monocromático, las mismas maneras de pláticas bohemias, de viajes sin regreso, de despilfarre inoportuno. Porque, cuando empiezan los distractores uno puede caer en cuenta que la trama parece desgastarse y entonces aparece un nuevo personaje que ayudará a don Pedro en su búsqueda… ¿por qué no dar la respuesta cuando ya se sabe, o al menos, cuando ya se infiere? Quizás porque Jorge busca que el lector tenga una simpatía con la aventura transatlántica de don Pedro, que el lector sufra como sufre el personaje principal, que se emborrache cuando él lo hace, que ría y se vaya de juerga y lea y busque y coma y vista y compre. Uno se hace don Pedro Torres Hinojosa, uno se puede sentir prófugo de la justicia; todo es válido por el amor, y para Pedro ese amor es su España natal, su Carmen inmarcesible. Lo que puede clasificarse como una locura, un sinsentido de un pobre hombre nostálgico, se convierte en el viaje que todos algún día hacemos. No es necesario viajar a otro continente, basta con caminar por las calles para viajar, y en ese viaje, encontrarnos a nosotros con el afán de encontrarnos al amor de toda una vida; describir todos los rincones que hemos visto, olfateado y escuchado, saberse parte de la ciudad y transformar a la ciudad misma con Pedro lo hizo con el cuadro Gran Vía, de Antonio López. Alguna vez dijo el propio Jorge: “vivimos puro cuento”, y don Pedro lo sabe.

  • Carlos
    2018-12-02 21:48

    La historia de cómo Pedro Torres Hinojosa abandona todo por buscar a una mujer que tiene varias décadas sin ver –Carmen, su Carmen, su emperatriz de Lavapiés, su “Dulcinea perdida”–, y a la que espera encontrar por las calles de Madrid, da pie a todo un cúmulo de lazos y puentes que se cruzan y se entretejen: de autores como Pío Baroja y Max Aub hasta el mismísimo don Quijote, y de Reforma e Insurgentes a la Gran Vía y la calle de Alcalá. De ello y mucho más se nos habla en “La emperatriz de Lavapiés”.Jorge F. Hernández resultó finalista del Premio Alfaguara con esta novela, de la que Juan José Reyes comenta sobre la forma y el estilo elegidos por Hernández para su narración; consta de “largas parrafadas evocadoras, una suerte de cantos, de poemas en prosa, efectivamente sueños del seductor adolescente enamorado de la musa imposible que aguarda a la vuelta de cada esquina, una demasiado evidente Dulcinea —a fuerza de repetir el recurso— en sueños de un viejo Quijote solitario cuyas únicas disrupciones han consistido en trampear a American Express y en no ajustarse al cambio de horario trasatlántico”, y que su novela –la cual nos muestra “el camino enloquecedor de un enamorado de por vida que da vueltas”– termina siendo una historia “que parecería un tanto excedida y cuyos aciertos innegables de escritura ceden a veces a la tentación del empalago”. Y así es: en muchos momentos la trama se hace tediosa, hasta soporífera, y hace que el lector vaya perdiendo interés.No obstante, como ejercicio escritural y de estilo, la prosa de Hernández es vívida y extraordinaria.